La Fiscalía investiga si los tuits de una concejala de Vox en Valencia incurren en delito de odio | Noticias de la Comunidad Valenciana

Los cuatro concejales de Vox en Valencia. De izquierda a derecha: Mónica Gil, Cecilia Herrero, Juanma Badenas y José Vicente Gosálbez, en una imagen del partido.

La Fiscalía de Valencia ha abierto diligencias por un posible delito de odio cometido por Cecilia Herrero, concejala de Vox en el Ayuntamiento de Valencia, que gobierna el PP en coalición con la formación de extrema derecha, según han confirmado fuentes del ministerio público a este periódico. La investigación se ha iniciado a raíz de la denuncia del grupo municipal de Compromís motivada por un mensaje que la edil de Emprendimiento y Agricultura envió el pasado abril desde su cuenta de X (antiguo Twitter).

En el mensaje, Herrero le espetaba al exdiputado en la Asamblea de Madrid de Podemos, Serigne Mbayé, de origen senegalés, que volviera a su país. Este dirigente de la formación morada había emitido en la misma red social el siguiente comentario, en forma de pregunta retórica, a propósito de unos vídeos de Daniel Esteve, líder de Desokupa: “¿No parece que le falta algo o solo me lo parece a mí?”. A lo que respondió Herrero, entre otros: “Sí. Falta que te vuelvas a tu país”. La concejal tiene ahora restringido el acceso a su cuenta con 11.000 seguidores que abrió en 2020 y que ella misma ubica en la “fachosfera” .

Compromís remitió a la fiscalía la capturas del comentario de Herrero por ser “claramente xenófobo, racista y ofensivo”, en palabras de la concejala Lucia Beamud. La denuncia de la coalición fue ampliada con otros mensajes de similar cariz, emitidos por Herrero con anterioridad a ser nombrada cargo municipal, como los siguientes: “Somos negros. Ya podemos saquear Louis Vuitton y Apple y hacer que se arrodillen y nos beses los pies”, “Tanta reconquista para acabar pagándoles la invasión a los moros” o “El moro nos está invadiendo mientras se rearma. Invasión consentida y patrocinada por el gobierno traidor”. Ahora, la fiscalía especializada en Delitos de Odio, que desempeña Susana Gisbert, analizará las pruebas para dilucidar si puede haber responsabilidad penal en los mensajes enviados por la concejala. Cuenta con un plazo inicial de seis meses para sus pesquisas antes de tomar una determinación.

El grupo municipal socialista, representado por el concejal Borja Sanjuán, pidió la dimisión de Herrero, al igual que Compromís, y presentó una moción de reprobación que fue desestimada. La alcaldesa de Valencia, María José Catalá, del PP, evitó referirse directamente a los comentarios de la concejala de su equipo de Gobierno y respondió a las peticiones de cese incidiendo en que lo importante es la moción aprobada por el consistorio de rechazo “a todo comentario racista, a toda discriminación o a todo contenido que no sea apropiado”.

El segundo teniente de alcalde y portavoz de Vox en el Ayuntamiento, Juan Manuel Badenas, salió en defensa de su compañera, negó que sus comentarios hubieran sido racistas y argumentó que Mbayé había entrado de manera ilegal a España y había montado un sindicato de manteros.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.

Suscríbete

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites

_